+34 645 444 219 +34 665 623 934

Voyeur Lésbico


En Le Massage estamos en plena disposición de complacer tus deseos y es por ello que te ofrecemos cumplir una fantasía  muy anhelada por algunas personas, y es el mirar a hurtadillas lo que otro hacen.  En este caso estamos  hablando de una tendencia sexual en la cual la contemplación es el objetivo principal, de allí el nombre de voyeurismo.

En el caso del voyeurismo lésbico  encarna disfrutar de aquello que  ha sido catalogado como impuro o pecado. Pero en nuestro caso es todo un placer admirar, el poder vivir una fantasía que muchos tienen seguidamente.

Nada Mejor que contemplar a dos mujeres satisfaciendo aquellos instintos sexuales reprimidos por la sociedad, desbordante de la sensación de libertad que les proporciona el entregar su cuerpo a sus principales deseos. Es muy satisfactorio y estimulante tanto como para quienes practican el acto erótico, como para quien lo ve.

Esta práctica sexual representa un juego en el que tu principal rol es mirar, satisfacer tu curiosidad por lo desconocido. Pero debes recordar que solo mirarás sin tocar. Tus manos esta vez no participan en el cuerpo de nuestras Diosas.

El vouyer es una persona que satisface sus inquietudes solo con mirar, no implica que tenga que terminar en un encuentro sexual o masturbación, la satisfacción mas bien proviene del hecho de mirar lo prohibido, de sentir que se está entrometiendo o espiando a alguien, mientras da rienda suelta a sus pensamientos.

Los hombres en general se muestran muy curiosos de entender la satisfacción sexual que una mujer puede recibir de otra, por cuanto consideran que al no tener un pene o un juguete sexual que las penetre no tienen una real satisfacción sexual. El admirar la práctica del Voyeurismo lésbico desmonta estos pensamientos, de allí que sea importante para los hombres el mirar cómo se proporcionan placer mutuamente, dos mujeres lujuriosas entre sí.

El voyeurismo lésbico produce una gran estimulación visual para quien mira, satisface sus ansias de espiar, pero también se liberan endorfinas, se experimenta una sensación  tántrica de canalización de la energía sexual.

Mientras tus miras, ellas simplemente te ignorarán ya que lo fundamental para ellas es satisfacerse la una a la otra, sentir como el deseo el erotismo y la sensualidad se dispara por sus cuerpos, el placer de sentirse satisfecha sexualmente.

Recuerda que el voyeur puede simplemente espiar a través de la perilla de una puerta, colocar una cámara en un lugar oculto, disfrutar del baño de una pareja de lesbianas. Tú simplemente eres invisible, no existes para ellas.

Esta experiencia de voyeurismo lésbico llevara tu adrenalina al mil por ciento, produciéndote una satisfacción inimaginable, además de elevar mucho tu morbo, te servirá como guía para admirar aquellas zonas que les proporciona placer a las mujeres y que muchas veces los hombres ignoran. Es decir, saldas no solo con una fantasía satisfecha sino que tendrás nuevas referencias sexuales acerca del mundo desconocido del placer femenino y sus zonas erógenas.

Nuestras Diosas serán las responsables de las nuevas fantasías que tendrás luego de cumplida la experiencia de ser un mirón, un simple admirador de un aparador que no puede tocar. ¡Simplemente disfruta!

Duración: 1 HORA